Paro Internacional de Mujeres y Diversidades. Fuimos miles en todo el país. ¡La deuda es con nosotras!

Paro Internacional de Mujeres y Diversidades. Fuimos miles en todo el país. ¡La deuda es con nosotras!

El pasado 9 de marzo, en el marco del Día Internacional de la Mujer Trabajadora, se realizó el paro internacional de mujeres y diversidades. CONADU Histórica y sus asociaciones de base participaron en los distintos actos y movilizaciones que se realizaron en todo el país.

La consigna principal que atravesó esta jornada fue “La Deuda es con Nosotras”. Claudia Baigorria, nuestra secretaria adjunta, explicaba el sentido de la misma: “decimos que la deuda es con nosotras porque no aceptamos el chantaje que supone la deuda contraída por el gobierno de Cambiemos  con el FMI, deuda contraída a costa de las mayorías sociales y  de nuestra soberanía para beneficiar a sus grupos económicos amigos. Esta deuda que supone dependencia y sometimiento, elevó los niveles de pobreza, los despidos y el hambre”. Agregó que “fue una fuga de capitales para el enriquecimiento de unos pocos, reclamamos que se investigue la deuda y estamos a favor de la suspensión de los pagos de la deuda ilegítima y fraudulenta”.

Baigorria remarcó que “con endeudamiento y ajuste no hay “ni una menos”, porque no aceptamos que vivir produzca deuda, ni vivir para pagar la deuda y porque no nos resignamos a la explotación de nuestras vidas por las tasas de interés usureras. Paramos porque las violencias económicas son el engranaje imprescindible para el engranaje de las violencias machistas y femicidas. La deuda es con nosotras por el valor incalculable del trabajo de cuidados que históricamente se nos ha asignado, trabajo no remunerado sistemáticamente invisibilizado. Paramos porque la deuda es con nuestros cuerpos y sigue siendo deuda la ley de aborto legal”.

Por su parte, Laura Kniznik, secretaria de Géneros y Diversidad Sexual de la Federación agregó que “la deuda es con nosotras porque nos siguen matando y marzo tiene más femicidios que días”.  Se refirió también a los reclamos particulares del ámbito universitario: “en la universidad seguimos enfrentando las prácticas machistas, de discriminación y de acoso: porque somos la mayoría en la docencia universitaria y preuniversitaria pero estamos principalmente en los cargos más bajos del escalafón; porque seguimos exigiendo la aplicación efectiva del Convenio Colectivo de Trabajo con presupuesto que contemple la carrera docente con criterios de paridad y equidad, que cubra suplencias para los cargos en licencia; por licencias por violencia de género, por la construcción de jardines materno parentales, para que se apliquen los protocolos contra las violencias sexistas y gabinetes con profesionales rentados que tengan perspectiva de género”.

Kniznik concluyó señalando que “queremos una universidad inclusiva de la diversidad sexual y las disidencias. Paramos también por la incorporación de la perspectiva de género en el Convenio Colectivo de Trabajo y en los estatutos de nuestros sindicatos, así como el abordaje de la misma en las currículas de todas las carreras de forma transversal y la inclusión de la ESI en la Universidad”.