NO A LA DOCENCIA OBLIGATORIA SIN SALARIO EN LAS UNIVERSIDADES NACIONALES

NO A LA DOCENCIA OBLIGATORIA SIN SALARIO EN LAS UNIVERSIDADES NACIONALES

Desde JCP Bs As queremos alertar sobre la situación que están viviendo becarios y becarias doctorales de CONICET y de Agencia con lugares de trabajo en diferentes Universidades Nacionales. Los/as compañeros/as son forzados/as a realizar tareas de docencia como requisito para poder desarrollar sus investigaciones con sede en tales universidades. Lejos de ser casos aislados, esta situación se repite en la Universidad Nacional de Río Cuarto, la Universidad de Mar del Plata, la Universidad del Litoral, la Universidad de Cuyo, la Universidad del Centro de la Provincia de Buenos Aires, entre otras.
Es importante aclarar que en todos estos casos, las becas no son co-financiadas por cada Universidad, sino que se financian enteramente por organismos de Ciencia y Técnica, los que no explicitan en sus reglamentos de beca la obligación de realizar tareas docentes. Así, los/as compañeros/as se anotician de estos requisitos recién cuando comienzan a desempeñar sus tareas, en vez de saberlo al momento de postularse o de aceptar la beca.
La gran mayoría de estos/as becarios/as son forzados/as a dar clases sin percibir un salario, es decir con designaciones «Ad Honorem». De esta forma, los gobiernos de las distintas Universidades utilizan mano de obra cautiva -pues de negarse a realizar docencia, las/os compañeras/os perderían el lugar de trabajo- en condiciones de absoluta precariedad y sin ser retribuidos por su labor docente. Se trata de un nuevo mecanismo perverso para paliar el déficit presupuestario que sufren la mayoría de las instituciones de educación superior en el país. Mientras tanto, el CONICET hace oídos sordos a nuestros repetidos reclamos, escudándose en que para habilitar los predios de las universidades como lugar de trabajo “hay que articular la normativa que tiene el CONICET con la normativa de la Universidad, intentando conciliar ambas”.
Desde JCP Bs As repudiamos la explotación a la que se ven sometidos los compañeros y compañeras de diferentes Universidades y exigimos al CONICET que intervenga para poner un fin a la obligatoriedad de dar clases como requisito para usufructuar la beca. Asimismo, reclamamos que aquellos compañeros y compañeras que deseen realizar docencia reciban una renta acorde a su labor.