El Consejo Superior de la Universidad del Comahue salió a la calle para hacerse escuchar

El Consejo Superior de la Universidad del Comahue salió a la calle para hacerse escuchar

Este jueves 12 de septiembre, el Consejo Superior de la Universidad Nacional del Comahue sesionó en la calle en la ciudad de Neuquén con el objetivo de visibilizar la grave situación que atraviesa casa de estudios. Nuestra asociación de base, ADUNC, participó activamente de la medida de protesta enfatizando la  importancia de hacer oír los reclamos propios como sector al Gobierno Nacional y en defensa de la Universidad. La actividad se realizó en la intersección de calles Leloir y Buenos Aires (uno de los accesos a la sede central de la UNCo.)

En la Sesión del Consejo Superior reclamó un urgente aumento presupuestario, bono de $5000 para lxs trabajadorxs de las UUNN y refuerzo presupuestario de emergencia para la obra social de la Universidad (SOSUNC). La sesión comenzó con las palabras de las organizaciones gremiales de la comunidad universitaria y cerró con la intervención del Rector Lic. Gustavo Crisafulli.

Micaela Gomiz, secretaria general de ADUNC, señaló en su intervención que “nuestro sindicato y nuestra federación CONADU Histórica, viene dando una lucha sostendida en defensa de la universidad pública durante todos estos años, especialmente en lo que significó la enorme lucha que hemos desplegado el año pasado y este año nos vuelve a encontrar en la calle porque, lamentablemente, no se ha modificado un centímetro la política del gobierno nacional de ataque continuo a la Universidad Pública, al salario de sus trabajadores y trabajadoras, y que ha profundizado la crisis en las obras sociales universitarias”. Enfatizó en el contundente paro nacional que se llevó a cabo la semana pasada en la que “la docencia universitaria pudo seguir visibilizando esta política del gobierno nacional que ajusta la universidad, golpea a sus trabajadores y trabajadoras y en definitiva condena el futuro de la Argentina”.

Gomiz remarcó que “reclamamos por supuesto una recomposición salarial para quienes nos hemos visto perjudicados y perjudicadas por la mega devaluación que sufrimos como castigo pos electoral el 12 de agosto. No hemos tenido hasta ahora ninguna respuesta ni siquiera de los 5 mil pesos del bono del que hemos sido excluidos y discriminados, ni ningún otro mecanismo de compensación como podría haver sido el adelantamiento de las cuotas del acuerdo salarial”.

Por su parte, para el Rector Gustavo Crisafulli, la protesta callejera fue «una muestra más de la unidad universitaria». “Lamentablemente, la sordera del Estado Nacional sobre la situación crítica que estamos pasando hace que tengamos que volver a la calle, tal como lo hicimos en 2018″, expresó al hablar en la continuidad de la sesión que trasladó desde la calle hasta las instalaciones de la casa de estudios.