Declaración: Fuerte pérdida del poder adquisitivo de los salarios frente a la inflación. Ningún salario por debajo de la inflación

Declaración: Fuerte pérdida del poder adquisitivo de los salarios frente a la inflación. Ningún salario por debajo de la inflación

A la docencia universitaria y preuniversitaria:

El pasado 15 de noviembre se publicó el índice inflacionario de octubre que llega al 6,3 %; la inflación acumulada hasta el mes de octubre es de 76,6%. La proyección inflacionaria para todo el año es del orden del 100 %. Los incrementos salariales de la paritaria 2022 suman al mes de octubre un total de 62 %:

  • 13 % en marzo
  • 16 % en junio
  • 12 % en julio
  • 7 % en agosto
  • 5 % en septiembre
  • 9 % en octubre

Nuestro salario está el 14,6 % por debajo de la inflación. La revisión que acordaron las demás organizaciones sindicales y el Ministerio de Educación incorporan los siguientes porcentajes:

  • 7 % noviembre
  • 13 % diciembre

El porcentaje total de incremento salarial será del 82 % y la inflación proyectada del orden del 100 %. La pérdida salarial al mes de diciembre será ya de un 18 % respecto de la inflación.

Esta situación hace que reclamemos la inmediata constitución de la paritaria para discutir una revisión que nos permita revertir esta pérdida salarial. La instancia de revisión acordada para el mes de diciembre llega tarde. El reclamo es que se cumpla con las declaraciones de los funcionarios del Ejecutivo nacional y del Presidente Fernández: que los salarios no pierdan con la inflación. El Gobierno nacional debe otorgar para ello los incrementos necesarios.

Los salarios del 2022 estuvieron mes a mes por debajo de la inflación; situación que no se revirtió ningún mes desde marzo hasta octubre. La proyección muestra que la pérdida se mantendrá durante los meses de noviembre y diciembre.

La pérdida salarial producida mes a mes es profundamente negativa pues no se recupera aún si los porcentajes de incremento al final del período logran empatar con el total de la inflación acumulada. La pérdida salarial en valor nominal es importante. Por ello, el reclamo de un bono por única vez sería para recuperar o compensar estos valores nominales perdidos durante el año en curso.

La forma en que este Gobierno plantea la paritaria de la docencia universitaria y preuniversitaria a partir del año 2020 requiere un análisis especial. La paritaria incorpora una revisión en el mes de diciembre de cada año; la misma introduce incrementos para la paritaria del año en cuestión que se efectivizan durante los meses de enero, febrero y marzo del año siguiente. En marzo de este año se terminó de cerrar, por ejemplo, la paritaria 2021. Los funcionarios del Ejecutivo Nacional y también algunas organizaciones gremiales como la CONADU engañosamente incorporan estos porcentajes para el año en curso. Por ejemplo, la CONADU llegó a decir que en el año 2022 tenemos un incremento salarial del 97 %, cuando este porcentaje incorpora incrementos de la paritaria 2021 cobrados los primeros meses del año 2022. Es un mero engaño para justificar la acción de acordar la pauta salarial 2022 por debajo de la inflación a lo largo de todo el período. Hasta ahora la pauta salarial para el año 2022 es solamente de un 82 %.

Como docentes de las universidades nacionales, dependemos del presupuesto Nacional. Los principales análisis muestran que el presupuesto aprobado por ambas cámaras será insuficiente para cumplir con las misiones sustantivas de la Universidad Pública y mejorar las condiciones de trabajo de manera tal de que se respeten nuestros derechos como trabajadoras y trabajadores. La CONADU HISTÓRICA llama a la más amplia unidad de la docencia universitaria y preuniversitaria para defender nuestros salarios y condiciones laborales y enfrentar los proyectos de ajuste sobre la educación en general y la universidad pública en particular.

La falta de presupuesto se muestra claramente en el hecho de que gran parte de la docencia de las universidades nacionales tuvo que seguir sosteniendo actividades académicas en la virtualidad o en la hibridez por falta de aulas y por malas condiciones edilicias. Aún así, el Ministerio de Educación de la Nación retiró el pago del bono por virtualidad y ese trabajo se siguió sosteniendo con el equipamiento y las conexiones de las y los docentes. Urge que haya instancias paritarias para acordar formas de regulación de estas modalidades de trabajo docente y que ello no produzca pérdida de nuestros derechos consagrados en el Convenio Colectivo de Trabajo.

La disputa por nuestro salario y condiciones de trabajo ocurre en el contexto del acuerdo con el FMI. Las políticas de reducción del gasto público y del déficit del Estado se trasuntan de manera directa en pautas salariales que no responden a las necesidades de quienes trabajamos en la Universidad Pública y, en general, en el Estado nacional. El horizonte de trabajo gremial es organizar la disposición de la mayoría de la docencia universitaria y preuniversitaria a luchar por salarios, condiciones de trabajo y, de manera más amplia, por una sociedad igualitaria.

Exigimos:

  • Adelantamiento de la convocatoria a la Revisión del Salario pautada para diciembre
  • Eliminación del Impuesto a las ganancias sobre el salario
  • Actualización de los haberes jubilatorios. Que el cálculo de los haberes jubilatorios de la ley 22929 sea efectivamente del 85% sobre el salario de activos y no del 72% como es en la actualidad.
  • Refuerzo de emergencia para las obras sociales universitarias
  • Tratamiento igualitario en cuanto al otorgamiento de un bono como el ya concedido a trabajadores nodocentes de las universidades nacionales y de trabajadores del Estado nacional.

 

 

CONADU HISTÓRICA – CTA AUTÓNOMA