Declaración del Congreso Extraordinario de CONADU HISTÓRICA

Declaración del Congreso Extraordinario de CONADU HISTÓRICA

En las recientes elecciones del 27 de octubre se expresó el rechazo mayoritario a las políticas de ajuste del gobierno de Mauricio Macri. La mayoría del pueblo argentino le dijo basta a las políticas neoliberales que encarna el actual gobierno, en sintonía con las enormes rebeliones populares contra las políticas de ajuste que recorren nuestra América Latina y que se intenta replegar desde las fuerzas represivas.

Las consecuencias para el Pueblo argentino de estas políticas de ajuste, endeudamiento y especulación financiera fueron el aumento de la desocupación, pobreza e indigencia, precarización laboral, pérdida del poder adquisitivo de salarios y jubilaciones, brutal recesión, quiebre de las economías regionales, cierre de pequeñas y medianas empresas y comercios, entre tantas. En términos generales, pérdida de derechos para las grandes mayorías, concentración de la riqueza en pocas manos y pérdida de soberanía.

Los y las docentes de los niveles universitario y preuniversitario hemos sufrido fuertemente estas políticas. La Educación y la Universidad Públicas fueron muy afectadas y el sistema científico-tecnológico sufrió una política orientada a su desmantelamiento.

Todos estos años hemos luchado y nos hemos movilizado en confluencia con el movimiento estudiantil y con el conjunto de los sectores populares para resistir estos ataques a nuestros derechos y a la Educación y la Universidad Públicas.

El año 2018 nos tuvo como protagonistas, impulsores y organizadores de las movilizaciones universitarias más grandes de la historia argentina. Estas movilizaciones universitarias derrotaron políticamente al Gobierno de Macri: la defensa de la Educación y la Universidad Públicas aglutinó a las grandes mayorías en contra de las políticas del Gobierno de Macri y sus aliados.

Hoy hay un nuevo presidente electo, pero Macri gobierna hasta el 10 de diciembre profundizando medidas de ajuste que vino implementando a lo largo de todo su gobierno. En este sentido, rechazamos una vez más el ajuste, los aumentos de precios en los alimentos, los tarifazos en los servicios públicos (en un escenario de alta inflación) y los nuevos recortes presupuestarios en el sistema científico-tecnológico.

Rechazamos también el presupuesto 2020 que el oficialismo presentó ante el Congreso a la medida del Fondo Monetario Internacional y exigimos su reformulación para atender las urgencias de los sectores más afectados por estas políticas. En esa dirección, la CONADU HISTÓRICA promueve las acciones gremiales y de coordinación y movilización con los distintos sectores populares para que el Presupuesto 2020, que deberá ser aprobado por el nuevo gobierno, atienda las demandas populares, la necesidad de reactivación de la economía y asignar las partidas necesarias que devuelvan a las Universidades Públicas y al sistema científico-tecnológico el rol estratégico que les cabe en un proyecto de desarrollo autónomo de la Nación promoviendo un camino de recuperación de los daños ocasionados por las políticas fondomonetaristas y de endeudamiento nacional y provincial

El Gobierno de Macri y sus aliados nos deja el país con  una inflación del orden del 60%, con un gravísimo aumento de las desigualdades sociales y con una fenomenal deuda externa que se contrajo con el FMI centralmente en beneficio de la concentración financiera.No se puede pagar la deuda externa con el hambre del pueblo. Desligarse del FMI es una prioridad para las mayorías nacionales, para la educación, la ciencia y la salud.

El nuevo gobierno en los próximos cuatro años a partir del 10 de diciembre, tendrá la gran responsabilidad de dar respuestas a las necesidades de las grandes mayorías populares, en consonancia con el mandato que se expresó en las urnas. En este contexto, la CONADU HISTÓRICA de acuerdo a su larga tradición de autonomía sindical, con independencia de las autoridades universitarias, los gobiernos de turno y los partidos, dará a conocer a quienes sean designados como responsables del Ministerio de Educación de la Nación y de la Secretaría de Políticas Universitarias, su pliego de reivindicaciones:

 

  • Defensa irrestricta de la Universidad pública, gratuita, laica, inclusiva, democrática y anti patriarcal, como forma de defender el derecho a la educación y el conocimiento. Universidad puesta al servicio de las demandas de las amplias mayorías y de un proyecto de país más justo e inclusivo.
  • Vigencia plena y cumplimiento efectivo del Convenio Colectivo de Trabajo Docente en todas las Universidades Nacionales.
  • Ratificamos la reivindicación histórica de que nuestro salario no incluya ninguna suma fija no remunerativa y no bonificable. La plena vigencia de los nomencladores preuniversitario y universitario. Un salario para el cargo testigo igual a la media canasta familiar. Eliminación del impuesto a las ganancias sobre los salarios. Renta para las y los docentes ad-honorem.
  • Presupuesto acorde para garantizar: a) salarios dignos; b) condiciones de trabajo; c) fortalecimiento de las plantas docentes; d) funcionamiento; e) docencia, investigación y extensión.Incremento de becas para las y los estudiantes de las universidades nacionales. Creación o ampliación de los comedores y albergues estudiantiles para hacer efectivo el derecho a estudiar y aprender.
  • Contra todo ataque a la salud pública, defendemos el sistema solidario de obras sociales y nos pronunciamos contra toda pretensión de tercerización y privatización de las Obras Sociales Universitarias. Apostamos a la democratización y a la integración al gobierno y la administración de las mismas, de las y los trabajadores afiliados.
  • Defensa del régimen sistema jubilatorio de la docencia universitaria y preuniversitaria.
  • Implementación de Protocolos para prevenir y sancionar la violencia de género en todas la Universidades nacionales. Aplicación de la Ley Micaela y la Ley de Paridad.
  • Rechazo a las regulaciones que impuso el gobierno macrista con el aval del CIN, como el SIDIUN (Sistema Nacional de Docentes Investigadores Universitarios), al Sistema de Reconocimiento de Trayectorias Académicas, Resolución 1254 y a los estándares de evaluación que no contemplan las condiciones contextuales del trabajo de docencia-investigación en las Universidades Nacionales.
  • Derogación de la Ley de Educación Superior menemista, que se mantiene desde hace 25 años, y formulación participativa de una nueva Ley que contemple las demandas reales de las grandes mayorías nacionales.
  • Rechazo a las Reformas Laboral y Previsional.
  • No al ajuste y a la injerencia del FMI y el Banco Mundial en las políticas universitarias ni en las políticas socio-económicas de nuestro país.

 

CONADU HISTORICA-Federación Nacional de Docentes, Investigadores y Creadores Universitarios. Ciudad Autónoma de Buenos Aires, 1° de noviembre de 2019  –