Ante los anuncios de la Ministra de Economía, sigue el plan de lucha en defensa de nuestro salario

Ante los anuncios de la Ministra de Economía, sigue el plan de lucha en defensa de nuestro salario

DECLARACIÓN DE LA MESA EJECUTIVA DE CONADU HISTÓRICA

 

La Mesa Ejecutiva de CONADU HISTÓRICA sesionó el pasado viernes 15 de julio y analizó, en el contexto de los anuncios de la actual Ministra de Economía Silvina Batakis, la continuidad del plan de lucha en defensa de nuestro salario.

Estos anuncios ratifican, en primer término, las metas acordadas con el FMI; esto es, el Gobierno Nacional se comprometió públicamente a continuar con el programa económico impuesto por el Fondo y los grandes grupos concentrados del país. Tal programa está lejos de atender las necesidades de nuestro sector, de quienes organizamos nuestra economía a partir del salario y de los sectores populares. Estas metas económicas no generan empleo genuino, no frenarán el aumento desmedido de los precios producto de la especulación de los grupos económicos. En definitiva, se profundizarán los niveles de desigualdad pues los anuncios ministeriales no proponen una alternativa a la concentración de la riqueza; lejos de haber distribución de la riqueza producida por quienes trabajamos se ampliará la pobreza que se impone en nuestro país.

En segundo término, los anuncios de ampliación del congelamiento de ingreso de personal en todos los organismos del Estado y un nuevo sistema de planificación de los recursos del Estado muestran que el Gobierno Nacional tiene como meta producir un ahorro de alrededor $ 600.000 millones. Estas medidas son preocupantes y alarmantes; la pandemia puso en primer plano la importancia del Estado en todas las esferas del sostenimiento de la vida. El congelamiento de ingreso de personal plantea no sólo una política pública que pone en cuestión la necesidad del Estado y estigmatiza el trabajo estatal, sino que es una retracción del Estado allí donde es ineludible – educación y salud – y donde su intervención garantiza los derechos – generación de empleo, vivienda, cultura, etcétera.

Estos anuncios llevan preocupación a la comunidad universitaria y producen un estado de alerta. El congelamiento de planta docente y no docente de las Universidades Nacionales sería altamente gravoso. Además de la necesidad de ampliar y consolidar la planta docente como una meta permanente de la constitución de una Universidad Pública con capacidad de producir el conocimiento socialmente relevante para nuestro país, se necesita más presupuesto para sostener al estudiantado en las aulas universitarias para que puedan graduarse.

Una de las metas políticas de nuestro país en el marco de una economía del conocimiento es mejorar la tasa de graduación y eso no puede hacerse con presupuestos exiguos que pongan en riesgo equipos de cátedra, líneas de investigación y bienestar estudiantil que garantice al estudiantado la permanencia – becas, comedores, etcétera – y la obtención del título universitario. La pandemia puso también en primer plano las deficiencias en materia de infraestructura de las Universidades Nacionales; se necesitan más aulas, laboratorios, espacios de innovación pedagógica y de ampliación de la frontera del conocimiento. Ello no es posible sin un presupuesto universitario acorde. El congelamiento de las plantas docentes y el recorte presupuestario pondrán en serio riesgo las Universidades Nacionales.

La situación salarial que atravesamos es muy delicada. Nuestros salarios han perdido contra la inflación a lo largo de estos primeros siete meses del año y continúa sin dar tregua, registrando un 5,3% de inflación en el mes de junio. Los pronósticos sobre el proceso inflacionario son también poco alentadores para los meses que restan del año. Por eso tenemos que seguir insistiendo en sostener un plan de acción gremial en defensa del salario y de condiciones de trabajo.

Defender nuestro salario y nuestras condiciones de trabajo en este contexto será más exigente aún. Nuestra Federación estará más obligada a articular y encauzar el malestar de la docencia universitaria y preuniversitaria y a profundizar la coordinación no solo con el resto de las Asociaciones de Base de las demás federaciones, sino también con el conjunto de la clase trabajadora organizada.

Debemos prepararnos, con la mayor unidad y organización, generando instancias de debate y discusión mediante asambleas, reuniones por unidades de trabajo, encuestas que garanticen la más amplia participación y pluralidad de voces.

Ratificamos, una vez más, nuestra defensa de la Universidad pública, gratuita, laica, con perspectiva de género, libre de violencias, al servicio de las clases populares. Nuestro país no superará este estado de crisis constante si no se prioriza realmente la Educación puesto que esta es la principal herramienta para construcción de una sociedad igualitaria compatible con el ambiente.

Proponemos a nuestra Central CTA Autónoma y a las centrales obreras en su conjunto trabajar para construir un paro nacional que expresen las reivindicaciones de la clase trabajadora y de los sectores populares.

Reclamamos la constitución de la Mesa de Negociación Salarial para la revisión de nuestro salario y que podamos revertir la pérdida respecto de la inflación.

CONADU Histórica – CTA Autónoma