24 de marzo: ni olvido, ni perdón, ni reconciliación