Por la ciudadanía plena en la Universidad Nacional de Tucumán

Por la ciudadanía plena en la Universidad Nacional de Tucumán

En el día de ayer, martes 14 de marzo, la CONADU Histórica y su asociación de base ADIUNT, presentaron ante la justicia tucumana un Recurso de Amparo solicitando la suspensión de las elecciones a rector, vicerrector y Consejo Superior de la UNT hasta tanto se habilite la participación de los preuniversitarios.

En declaraciones a la prensa, el Sec. Gral de Adiunt, Ariel Osatinsky señaló que  “son siete las escuelas experimentales de la UNT, por lo que estamos hablando de aproximadamente 800 docentes, unos 5.000 estudiantes y un número muy importante de trabajadores no docentes. Que en pleno siglo XXI no tengan derecho a votar ni a ser parte de los órganos de gobierno, hace parecer al Medioevo”.

Por su parte el secretario adjunto de CONADU Histórica, a.c. de Secretaria General, Antonio Rosselló, expresó que no puede ser que “estemos en el siglo 21 y los mayores de 16 años votan a su presidente, a gobernador, a diputado, pero acá no pueden votar  su rector de escuela ni de la universidad. Ni decir que los docentes que tienen esa misa discriminación que los estudiantes, mientras que el resto de los docentes de las facultades pueden votar”. Enfatizó que “vamos a una elección fraudulenta porque hay un padrón constituido antidemocráticamente y por eso la fortaleza de esta medida más allá de los problemas que hay con la justicia en Tucumán y en todo el país.  Recurrimos a ella porque no podemos creer que a 100 años de la reforma universitaria se intente imponer un régimen del S19”

En tanto que Francisca Staiti, secretaria de Niveles Preuniversitarios de CONADU Histórica, remarcó: “La Universidad Nacional de Tucumán no es una excepción con el tema de la ciudadanía y la democratización de los colegios, ya que son muy pocas las universidades que tienen colegios preuniversitarios en las que los docentes, no docentes y estudiantes pueden ejercer  la ciudadanía plena”.  Remarcó que “hay una decisión política que las y los docentes de los colegios preuniversitarios no nos sentemos en la mesa, no discutamos la política de la Universidad, no discutamos el presupuesto universitario y que seamos solamente convidados de piedra”.